Cuadernos de budismo 65 Verano 2008

Verano 2008
Calificación Sin calificación
Precio
Precio de venta5,50 €
Descripción

Número 65. Verano 2008.

Caminos a la no violencia

-Editorial

-De otras revistas y de la red

-Ira. Lama Zopa Rimpoché (leer extracto al final)

-Reconocer al verdadero enemigo. Lama Thubten Yeshe

-El budismo una cultura de paz y no violencia. Khen Rimpoché Gueshe Tamding Guiatso

-Grandes Maestros de Nalanda: Vasubandu

-La definición de la felicidad personal. Dzongsar Jamyang Khyentse Rimpoché

-Templos de Kyoto de Xavi Alongina -¿Violencia o compasión? tú eliges. Ven. Aigo Seiga Castro

-La violencia es totalmente inútil. Bhiksuni Jamyang Wangmo

-Budismo y la no violencia. Antonio Pascual -Poner paz en la mente. Miguel Ángel León

-Un camino no conceptual hacia la no-violencia. Juan Ignacio Iglesias

-Maneras de vivir. José Alias

-Abc

-Libros

-Los deseos mundanos son como el agua salada. Jetsunma Tenzin Palmo

La ira. Lama Zopa Rimpoché

La vacuidad es un remedio que sirve de base para todos los engaños –la ignorancia–; con ella desaparecerán todos los demás engaños. En el primer minuto en el que meditamos sobre la vacuidad, emociones como por ejemplo la ira, se detendrán. La ira surge cuando creemos en el falso ego, el falso objeto de todo aquello que no existe. Así que cuando meditamos sobre la vacuidad del ego y de los objetos, no hay base alguna para la ira. Éste es el antídoto más poderoso. Pero si surge la ira, es porque no hay continuidad en la meditación; la meditación, la conciencia del presente, se ha detenido. El problema es recordar la técnica. Cuando recordamos la técnica, siempre funciona. Cuando no la recordamos, se retrasa, y el engaño, la ira y todo lo demás, ya han surgido y nos han invadido.Una cosa que siempre les digo a las personas es que piensen en el karma. Su Santidad siempre dice que los budistas no creen en Dios. Este fundamento de la filosofía budista nos ayuda a recordar que no existe una mente, separada y externa a nosotros, que crea nuestra vida y nuestro karma. Todo lo que sucede en nuestras vidas proviene de nuestra propia mente. Estos agregados, todas las visiones de los sentidos, todas las sensaciones, la felicidad, la tristeza y todo lo demás; la totalidad de nuestro mundo proviene de nuestra conciencia. Las huellas de nuestro karma dejadas en nuestra conciencia, ya sean buenas o malas, llegan a manifestarse y se tornan reales. Dichas huellas tienen un cuerpo físico, los sentidos, las visiones, los agregados, todas las sensaciones: todo se actualiza en ese instante, y todo ello proviene de la conciencia, del karma. Si nuestra meditación sobre la vacuidad no es efectiva, esta enseñanza sobre el karma es muy poderosa para nosotros como seres sentientes. En el primer minuto en el que meditamos en el karma, no hay lugar en la mente para la ira, ya que no hay nada a lo que echarle la culpa. Pensar en el karma es practicar los fundamentos de la filosofía budista, teniendo claro que no existe otro creador que nuestra propia mente. No es sólo una mera cuestión filosófica, sino una técnica muy poderosa. La ira se fundamenta en la existencia de un creador: alguien crea este problema, esto acontece debido a tal persona. En la vida cotidiana, cuando surge un problema, en vez de practicar la filosofía de la inexistencia de un creador, actuamos como si lo hubiera, pensando que el problema fue creado por otra persona. Aun si no empleamos la palabra Dios, seguimos pensando que alguien ha creado el problema. El primer minuto en el que pensamos en el karma y comprendemos que no hay creador, desaparece el fundamento para la ira. Necesitamos pensar: en el pasado tuve que dañar tanto a los seres, que por ello merezco recibir este daño de otro ser. Cuando nos enfadamos, lo que en realidad estamos diciendo es que podemos dañar a otro ser, pero sentimos que no debemos recibir dicho daño de los demás. Esto es muy ilógico, por lo que en esta práctica decimos: “Me merezco este daño”. Otra práctica es emplear esta situación para desarrollar la compasión: He recibido este daño debido a mi karma. ¿Quién empezó todo esto? No es debido a otra persona, lo es debido a nuestras propias acciones. Tratamos a otros de esta manera en el pasado, es por ello por lo que recibimos este daño ahora; nuestro karma convenció a alguien para dañarnos. Ahora esta persona tiene un renacimiento humano y nos hace daño, porque en el pasado inspiramos a alguien para que ahora nos haga esto. Al dañarnos ahora, está creando más karma negativo, lo que le puede llevar a perder su renacimiento humano y renacer en reinos más inferiores. ¿No hice que esa persona se perdiera en los reinos más inferiores? De este modo, estamos empleando dicho problema para generar bodichita. Esto significa que somos capaces de desarrollar la totalidad del sendero Mahayana hacia la Iluminación, incluyendo las seis paramitas, tanto en el sendero sutra como tantra. Podemos cesar todos los errores de la mente y alcanzar la completa Iluminación. Debido a la amabilidad de esa persona, somos capaces de generar compasión, liberar a los seres de todos los sufrimientos, conducirlos a la Iluminación, y aportar la causa de la perfecta felicidad a todos los seres. También podemos pensar de esta manera: al practicar la compasión sobre esa persona, somos capaces de generar compasión hacia todos. Esta persona, que es tan amable, tan preciosa, nos está ayudando para cesar el hacer daño a otras personas, y al final de todo esto, recibir ayuda de nosotros. Al no recibir daño alguno de nosotros, llega a nosotros la paz y la felicidad; también, al recibir ayuda de nosotros, incontables seres obtienen paz y felicidad. Toda esta paz y felicidad que somos capaces de ofrecer provienen de esa persona.

Derechos reservados. Ediciones Dharma, 2008

Comentario

No ha comentarios para este producto.

Productos Destacados

mas-alla-cubierta-final
Más allá de la religión
Su Santidad el Dalái Lama
15,00 €
defensa de los animales
En defensa de los animales
Matthieu Ricard
18,00 €
sin titulo-5
De aquí a la iluminación
Dalai Lama
15,00 €
med1año-front
Meditaciones para un año
Champa Shenpen
15,00 €
sin titulo-6
El libro tibetano de los muertos
Chögyam Trungpa Rimpoché
10,00 €
vivir-con-el-corazon-cubierta
Vivir con el corazón
Russell Kolts y Thubten Chodron
20,00 €
ya-somos-perfectos-portada-original
Ya somos perfectos
El XII Tai Situpa Rimpoché
15,00 €
libertad-frent
Libertad por el conocimiento
Lama Yeshe y Lama Zopa
15,00 €