Cuadernos de budismo 63 Invierno 2007

Invierno 2007
Calificación Sin calificación
Precio
Precio de venta5,50 €
Descripción

Cuadernos de budismo Nº 63 Invierno 2007

Obstáculos en el camino

Editorial 2

De otras revistas y de la red 4

Paciencia contra ira. Lama Zopa Rimpoché 6

Darma Navideño. Lama Yeshe 8

Lam Rim. El Espíritu de la Iluminación. Lama Tsongkapa 10

Budismo en Occidente. L. S. Dagyab Kyabgön Rimpoché 13 (leer un fragmento más abajo)

Kamalashila 16

El budismo obtiene la consideración oficial de religión de notorio arraigo en España 18

Kusinagar 19

Los obstáculos en la vía espiritual. Juan Ignacio Iglesias 24

El camino supremo no es difícil. Miguel Ángel León 26

Dificultades, obtáculos... ¿Qué dificultades?, ¿qué obstáculos? Antonio Pascual 28

Maneras de vivir. José Alias 29

Conclusión del primer Retiro de tres años celebrado en España 33

abc. 37

Libros. 38

Budismo en Occidente. Reflexiones de un maestro budista.

L.S Dagyab Kyabgön Rimpoché

Estimados señores, Si como tibetano y maestro budista que vive en Alemania desde hace más de 30 años intento contestar a la pregunta de si la cultura precisa de una patria, de qué es lo que separa o une a las culturas, mi constatación es que lo primero que nos separa es el propio concepto de “cultura”.

Conceptos como “religión”, “cultura”, filosofía” son conceptos occidentales para los cuales no puedo hallar correspondencia alguna ni en sánscrito ni en tibetano. Lo que en Occidente se ha separado por determinadas causas y constelaciones históricas, en Asia aun está estrechamente unido.

En Occidente la discusión preferida se centra en torno a si el Budismo es una religión o una filosofía, discusión que desde la perspectiva asiática carece de sentido, ya que el Budismo es para nosotros tanto religión como filosofía al igual que parte de nuestra herencia cultural. Pero lo decisivo en cualquier caso es que el Budismo es dharma (en tibetano: chos), “la enseñanza!, “la ley”.

El Budadharma, la enseñanza de Buda Shakiamuni, es sin lugar a dudas una de las grandes fuerzas creadoras de cultura a lo largo de la historia. Una gran parte de Asia está fuertemente marcada por el Budismo y, de manera especial mi patria, el Tíbet, debe su elevada cultura espiritual a aquellos monjes budistas que trasplantaron la transmisión budista desde India al Tíbet entre el S. VII y el XII después de Cristo. Incluso la escritura tibetana fue inventada con el objetivo de poder traducir del sánscrito al tibetano los escritos del Canon. Así pues, hasta 1959 la cultura tibetana estaba marcada por principios budistas como ninguna otra.

El Budismo ha desarrollado sistemas filosóficos sutiles, inspirado magníficas obras de arte y ejercido su influencia positiva en la actitud ante la vida de millones de personas.

Pero aun así, todo esto no es lo decisivo. El dharma del Buda es más que mera cultura, no es sólo “transmisión escrita”, sino ante todo “realización interior”.

El mensaje esencial del Buda es que todos nosotros estamos enredados en un círculo vicioso de sufrimiento que tiene su origen en una idea fundamental e innata equivocada acerca de la naturaleza de la realidad. Sufrimiento aquí significa “ausencia de libertad”, la ausencia de libertad para conformar uno mismo su propio destino. Codicia, odio e ilusión nos arrojan continuamente a innumerables existencias sin sentido, que una y otra vez nos hacen experimentar que no hay nada permanente ni felicidad duradera. Si se reconocen y eliminan las causas del sufrimiento surge un estado de paz absoluta y de ausencia absoluta de deseo, lo cual es denominado el “nirvana”.

Éste es, a grandes rasgos, el mensaje universal del Buda, que gracias a su universalidad pudo sobrepasar las fronteras de la cultura india y extenderse en China, Corea, Japón, Vietnam, Tailandia, Myanmar, Sri Lanka, Tíbet y Asia Central.

Hoy asistimos al hecho de cómo el mensaje del Buda se va implantando poco a poco en el mundo occidental. El Budismo en Occidente es hoy en día más que una obra de museo o el objeto de eruditas investigaciones. Desde que hace aprx. 100 años comenzaron a seguir el dharma los primeros occidentales, bien monjes o adeptos laicos, ha ido formándose de modo progresivo una subcultura budista que crece de manera lenta pero segura. Al principio fueron el Budismo Theravada y el Canon Pali los que sirvieron casi exclusivamente de orientación, si bien desde los años sesenta comenzó a introducirse el Budismo Zen japonés y desde comienzos de los años ochenta el Budismo Tibetano.

Aunque la moda pasajera del Budismo de los años noventa haya retrocedido, el interés por el Budismo se mantiene constante y el número de centros y círculos budistas sigue aumentando. Esto es ciertamente la expresión de un cambio profundo dentro de la sociedad y de la cultura occidental. El Cristianismo, que impregnó Europa durante siglos, ha ido perdiendo credibilidad para una gran parte de la población. La sacudida que sufrió la imagen del mundo tradicional a manos de los descubrimientos de las ciencias naturales, la moderna psicología y la deconstrucción radical de la metafísica clásica llevada a cabo por Kant, Nietzsche y Heidegger han dejado un vacío mental y espiritual.

Para muchos que no pueden sentirse satisfechos con la imagen materialista del mundo y que por otra parte no pueden seguir creyendo en los antiguos dioses, el Budismo les resulta atractivo. Una religión sin dios, que no conoce ni de pecado universal ni de gracia, que enseña que es el individuo mismo el responsable de su destino, que no exige una creencia ciega, sino que llama al autoanálisis crítico y además de esto que dispone de un impresionante arsenal de técnicas espirituales tiene que atraer a occidentales buscadores de la verdad.

Con motivo de la celebración de la EXPO 2000 tuvieron lugar algunas jornadas cuyo fin era fomentar el diálogo global entre las distintas culturas. En la jornada dedicada principalmente al tema de la cultura S. E. Dagyab Kyabgön Rimpoché dio el siguiente discurso el 20 de septiembre de 2000. Publicado en la revista alemana Chökor en abril de 2001.

Copyrights Ediciones Dharma 2007

Comentario

No ha comentarios para este producto.

Productos Destacados

portada-osel
Sobre la cola del cometa Osel
María Torres
24,00 €
vivir-con-el-corazon-cubierta
Vivir con el corazón
Russell Kolts y Thubten Chodron
20,00 €
med1año-front
Meditaciones para un año
Champa Shenpen
15,00 €
sin titulo-6
El libro tibetano de los muertos
Chögyam Trungpa Rimpoché
10,00 €
sin titulo-5
De aquí a la iluminación
Dalai Lama
15,00 €
ya-somos-perfectos-portada-original
Ya somos perfectos
El XII Tai Situpa Rimpoché
15,00 €
defensa de los animales
En defensa de los animales
Matthieu Ricard
18,00 €
mas-alla-cubierta-final
Más allá de la religión
Su Santidad el Dalái Lama
15,00 €