Crear un oasis interior

Cómodamente sentado o acostado, dirige tu atención hacia tu interior. Deja que vengan y vayan los sonidos y los movimientos externos sin distraerte.

Ahora, permite que tu visión interna te conduzca hasta un lugar de especial belleza, paz o poder, que represente un entorno o una atmósfera ideal para una relajación y revitalización profundas. Puede ser una escena de tu memoria o de tu imaginación, o una imagen compuesta por tu memoria y tu fantasía.

Ha de ser un entorno apacible, quizá al lado del mar, en las montañas o, incluso, en tu propio jardín. Deja que esta imagen cobre ahora vida para ti. Imagina con gran intensidad y con todos tus sentidos, que realmente estás viviendo esta experiencia. Vitaliza todos tus sentidos con la respiración. Percibe plenamente todas las formas y los colores que te rodean. Siente las fragancias en el aire y deléitate con cualquier sabor maravilloso que forme parte de esta visión. Siente con tu cuerpo la temperatura del aire o de la brisa y advierte las formas y las texturas del mundo que has creado. A nivel espacial, siéntete en el centro de tu entorno, permaneciendo consciente de todo lo que hay por encima de ti, por detrás de ti, a tu derecha y a tu izquierda.

Quédate aquí ahora, por un momento, y aprovecha para sanar, armonizar y descansar todo tu ser. Deja que cada inspiración te infunda calma, poder, claridad y paz –cualquiera que sea la sensación que más necesites–. Permite que tu mente absorba la paz y la vitalidad natural de este maravilloso lugar. Experimenta o imagina tu cuerpo y tu mente como una totalidad perfecta. Imagina y siente que tu cuerpo y tu mente entran en armonía y resonancia perfectas con las cualidades sanadoras y revitalizadoras de este paraje de especial belleza, fuerza y paz. Ahora, reposa en él. Absorbe las cualidades o las energías que más necesites y deja que tu ser sintonice con un estado de perfecta armonía y resonancia.

Cuando estés preparado, disuelve suavemente esta imagen en el espacio abierto de tu ser. Toma conciencia de tu entorno y lleva contigo toda la vitalidad, la energía, la belleza, el poder, la paz, la serenidad y la fuerza de este oasis mental. Mientras respiras, imagina que estás recibiendo inspiración de este lugar en tu interior. Cuando pases a la acción, siente cómo estos sentimientos positivos brotan en tu mente y en tu cuerpo, fluyendo hacia tu vida y hacia tus acciones externas. Deja que tu mundo exterior refleje algunas de las cualidades especiales de tu oasis interno.

 

Extracto de "El Arte de Relajarse,Concentrarse y Meditar"

http://goo.gl/BuKSGN